¿Cómo Hacer una Limpieza Después de Obra?

Luego de remodelar una habitación de la casa, una oficina, un estudio o sala de juegos, llega la ardua tarea de la limpieza profunda, para poder comenzar a decorar y disfrutar del ambiente arreglado. La limpieza final de obra conlleva un trabajo importante pero no imposible, y quizás esta tarea se tarde un par de días, pero es necesario llevarla a cabo para evitar complicaciones posteriores.

¿Qué limpiar después de una obra? La respuesta a esta pregunta es muy sencilla: Todo. Principalmente las superficies afectadas, es decir, el techo, las paredes y el suelo. Aunque proteger los muebles, los electrodomésticos y otros objetos delicados con sábanas, telas o plásticos, puede ayudar a que estos no se arruinen o se manchen, es necesario hacerles una limpieza de final de obra, ya que el polvo generado puede afectarlos luego.

¿Cómo hacer una limpieza después de obra? Para llevar a cabo una limpieza 100% efectiva, que permita disfrutar sin problemas la remodelación realizada, hay que comenzar por los techos y paredes, luego continuar con los pisos y finalmente, los muebles, electrodomésticos, objetos decorativos o tecnológicos que puedan encontrarse en aquella habitación remodelada.

El punto más importante para una limpieza profunda es eliminar de raíz el polvo generado por la obra de refacción, ya que es un enemigo para los suelos delicados, muebles y otros objetos frágiles y además, porque puede afectar a la vista y a la respiración de las personas. ¿Cómo sacar el polvo después de una reforma? El primer paso para combatirlo es abrir las ventanas (en caso de que exista la posibilidad) del lugar para que ingrese aire renovado y el viento levante el polvo. De esta manera, se agiliza el trabajo y evita complicaciones en las vías respiratorias mientras se realiza la limpieza.

El segundo paso es continuar con una escoba, primordialmente nueva ya que no tendrá residuos anteriores, para barrer los techos y las paredes. Una vez hecho este primer barrido, se repasa ambas superficies con un trapo o mopa completamente húmeda, de esta manera se emprolijarán y además, si se adiciona un buen producto de limpieza puede dejar una agradable fragancia a la habitación. Esta misma técnica del trapo húmedo se debe repetir en los muebles y objetos que se encuentren en la habitación.

Como último y tercer paso, el suelo debe limpiarse con una aspiradora potente, ya que en este caso, la escoba solo generará mayores residuos y complicaciones posteriores. Si hay manchas de yeso, cemento, algún otro material o pintura, se puede repasar con algún producto de limpieza especial para la superficie a tratar.

limpiezaya es una empresa de limpieza final de obra, especializada en servicios de limpieza profesionales con garantía asegurada para casas o empresas. Brindan un servicio de excelente calidad, tanto de la tecnología implementada en sus equipos de limpieza, como del profesional de expertos que están totalmente capacitados para dejar el ambiente totalmente como nuevo. Para obtener más información puedes ingresar a su sitio web.

Limpieza de Alfombras
 

Click Here to Leave a Comment Below 0 comments

Leave a Reply: